Home » Student Wellness and School Safety » Behavioral Safety Assessment Program

Behavioral Safety Assessment Program

Información en español

Reporting a Threat

One of the greatest barriers to maintaining school safety is the “code of silence.” This is often followed by students, and even adults, who believe that it is wrong or improper to report or tell on others who are involved in or considering potentially harmful actions.

We encourage all students, parents, and the community to report any information about a situation that may be potentially violent or seriously harmful to a person. While there are many kinds of potentially violent or harmful situations, following are four examples:

  • Thoughts or plans for committing a violent attack
  • The illegal possession of a weapon
  • Suicidal ideas, intentions or plans
  • Sexual aggression

If you have concerns about youth or adults who may be considering any of the above noted actions or any action that could result in serious harm to themselves or others, please report the information to the police or a school staff member (preferably a school administrator), or through the SafeOregon tip line. If you perceive the risk as imminent, call 911.

Advantages of a Threat Assessment System

  • Shared ownership, shared responsibility and decreased liability. Community agencies have the confidence of knowing that they are in good company and that no one person or agency shoulders the weight of decision making without consultation and support from the others.
  • Multi-discipline, multi-agency. Teaming through a multi-agency process allows for many different professional perspectives and resources.
  • Expeditious but methodical. Turn around time can be within hours allowing efficient safety planning, supervision and necessary intervention.
  • Community collaboration. Community collaboration brings community support into the process and thus decreases the pressure and worry within participating agencies such as schools, mental health and the courts. For example, with the Student Threat Assessment System, collaboration lowers the potential conflict between the schools and parents by reducing the focus on the schools and expanding it to the entire community. Community collaboration allows a united stand.
  • Identification of risk in clear terms. The system is defined in language and terms that are common and easily communicated to the public, parents, teachers and students.
  • Interventions and supervision strategies that fit the situation and accurately address risk. The goal is an accurate and realistic understanding of situations that pose a risk of violence. Thus the strategies used to decrease that risk are fitting to the situation and not over-reactive or avoidant.
  • Adult system increases supervision and awareness of risk within community; School system safely keeps students in school rather than rely on expulsion or other means to remove them and thus leave them potentially unsupervised. Over 95% of the assessments conclude with a supervision plan that is implemented at an education site.
  • Increases both the physical safety and psychological safety of schools and the community. As confidence and a sense of safety increases, teachers, students and community members are better able to teach, learn and work without the distraction of fear.
  • Based on research and is legally defensible. 
  • Recommended by U.S. Department of Education, U.S. Department of Justice, NAAG, IACLEA, NASPA, MHEC, and practitioners through the nation. 


Video: Para leer los subtítulos en español debe seleccionarlo en el símbolo CC del video, además puede bajar la velocidad del video en el símbolo de rueda de engranaje para alcanzar a leerlo.

Programa de evaluación de seguridad de comportamiento

Reporte cualquier amenaza

Una de las mayores barreras para mantener la seguridad escolar es el “código de silencio”. Esto suele ser seguido por estudiantes, e incluso adultos, que creen que es incorrecto o inadecuado denunciar o delatar a otras personas que están involucradas o considerando acciones potencialmente dañinas.

Alentamos a todos los estudiantes, padres y la comunidad a reportar cualquier información sobre una situación que pueda ser potencialmente violenta o seriamente dañina para una persona. Si bien existen muchos tipos de situaciones potencialmente violentas o dañinas, a continuación se presentan cuatro ejemplos:

  • Pensamientos o planes para cometer un ataque violento
  • La posesión ilegal de un arma
  • Ideas, intenciones o planes suicidas
  • Agresión sexual

Si le preocupan los jóvenes o adultos que puedan estar considerando cualquiera de las acciones mencionadas anteriormente o cualquier acción que podría resultar en un daño grave para ellos mismos o para otros, informe esa información a la policía o a un miembro del personal de la escuela (preferiblemente un administrador de la escuela), o a través de la línea de información de SafeOregon. Si percibe el riesgo como inminente, llame al 911.

Ventajas de un sistema de evaluación de amenazas

  • Propiedad compartida, responsabilidad compartida y responsabilidad reducida. Las agencias comunitarias tienen la confianza de saber que están en buena compañía y que ninguna persona o agencia carga con el peso de la toma de decisiones sin la consulta y el apoyo de los demás.
  • Multidisciplina, multiagencia. Trabajar en equipo a través de un proceso de múltiples agencias permite muchas perspectivas y recursos profesionales diferentes.
  • Atención expedita pero metódica. El tiempo de respuesta puede ser dentro de horas, lo que permite una planificación de seguridad eficiente, supervisión e intervención necesaria.
  • Colaboración comunitaria. La colaboración comunitaria brinda apoyo comunitario al proceso y, por lo tanto, disminuye la presión y la preocupación dentro de las agencias participantes, como las escuelas, la salud mental y los tribunales. Por ejemplo, con el Sistema de Evaluación de Amenazas Estudiantiles, la colaboración reduce el conflicto potencial entre las escuelas y los padres al reducir el enfoque en las escuelas y expandirlo a toda la comunidad. La colaboración comunitaria permite una posición unida.
  • Identificación del riesgo en términos claros. El sistema está definido en lenguaje y términos que son comunes y fáciles de comunicar al público, padres, maestros y estudiantes.
  • Intervenciones y estrategias de supervisión que se ajusten a la situación y aborden con precisión el riesgo. El objetivo es una comprensión precisa y realista de las situaciones que suponen un riesgo de violencia. Por lo tanto, las estrategias utilizadas para disminuir ese riesgo se ajustan a la situación y no son hiperreactivas o evasivas.
  • El sistema de adultos aumenta la supervisión y la conciencia del riesgo dentro de la comunidad; El sistema escolar mantiene a los estudiantes en la escuela de manera segura en lugar de depender de la expulsión u otros medios para sacarlos y, por lo tanto, dejarlos potencialmente sin supervisión. Más del 95% de las evaluaciones concluyen con un plan de supervisión que se implementa en un sitio educativo.
  • Aumenta tanto la seguridad física como la seguridad psicológica de las escuelas y la comunidad. A medida que aumenta la confianza y la sensación de seguridad, los maestros, estudiantes y miembros de la comunidad pueden enseñar, aprender y trabajar mejor sin la distracción del miedo.
  • Programa basado en investigaciones y es legalmente defendible. 
  • Recomendado por el Departamento de Educación de EE. UU., el Departamento de Justicia de EE. UU., NAAG, IACLEA, NASPA, MHEC y profesionales de todo el país.